¡Vaya partido con Luyfe!

¡Vaya partido con Luyfe!
algo más que brisa fina
nubes altas, pocos grados,
en jornada vespertina.

Son altos estos contrarios,
12 años, se diría,
manejan bien la pelota
y afinan en portería.

4-2 el primer tiempo,
Las Rozas no desafina
perdemos y perderemos
pero dejamos la vida.

Somos pocos jugadores,
mermados en la plantilla
y arreglamos el capote
a la segunda embestida.

Nos marcan los cuatro goles
y nos pasan por encima
pero nosotros jugamos
con rapidez y alegría.

Llegado ya el tercer tiempo
nos estiramos arriba
y les marcamos dos goles
cuando el partido culmina.

Seis nos han metido ellos,
pero ya nos da la risa:
la temporada se acaba
sin pausa pero sin prisa.

El cronista aquí termina
la crónica de este día
que acaba una temporada
muy sonada y muy sufrida.

Los nuestros, prebenjamines,
cambiaron categoría
y la cosa se nos puso
más difícil todavía.

Se luchó y se sufrió,
hubo pocas alegrías,
pero lo pasamos bien
los chicos y sus familias.

Sirvan todas estas letras
a modo de poesía
para agradecerle a Alvi
su constancia y su valía.

Y sirva el verso también
para dedicarle un ¡viva!
a nuestro señor delegado
que fue siempre el que más chilla.

¡Viva el señor delegado!
¡Viva el entrenador!
¡Vivan los padres que animan!
¡Vivan los prebenjamines!
¡Y viva la madre que los parió!

Jorge Urdiales Yuste, cronista de prebenjamines.

Deja un comentario