Mucho ruido y pocas nueces

Prebenjamín A
[CP Las Rozas 12-2 Luyfe A]

[hr style=”solid|dash|dot”]

Los cuartos

Aunque esto no sea baloncesto, puede que dividir el partido en cuatro partes me ayude a explicar cómo transcurrió el encuentro.

1er cuarto (¡dong!): de inicio, la intención es jugar bien. Durante esta semana hemos entrenado algún movimiento que nos debería empezar a salir. Pronto vemos que el partido no da para mucho. Llegamos demasiado fácil a la portería contraria.

2º cuarto (¡dong!): tras varios minutos poco exigentes, el desorden hace presa en nuestros jugadores. Dominamos claramente pero no hay buen juego. No me gusta lo que veo. Descanso.

3er cuarto (¡dong!): la charla, centrada en juego colectivo, pases a segundo palo y limitación de la conducción de bola, tiene un efecto limitado. Y breve. Seguimos marcando fácil.

4º cuarto (¡dong!): con un marcador tan contundente a nuestro favor, por más que agilizo los cambios metiendo jugadores con consignas claras de lo que deben hacer, no hay forma de que el juego tenga algo de orden. Cada uno hace la guerra por su cuenta.

Antes de pasar a las campanadas, una reflexión: de una victoria casi sin dificultad poco podemos sacar, más allá de la alegría de los niños (y familia). No sé qué más puedo decir. Bueno sí, que curiosamente, en la clasificación somos los cuartos 🙂

sol

Las campanadas

¡Dong, dong, dong, dong, dong, dong, dong, dong, dong, dong, dong, dong!

12 goles. Que nadie se atragante al contarlos. Me resulta imposible recordar quién los mete, quizá marcan todos, no lo sé. Los niños se acordarán, seguro. En todo caso, no es importante. De entre ellos, aunque abundan más los conseguidos en jugada personal sin oposición relevante, al menos vemos algún gol bonito logrado tras una jugada bien ejecutada. Quedémonos con eso. Y con que ya ganamos con la camiseta azul. Por si alguien pensaba que nos iban a dar las uvas antes de lograrlo…

En fin, queda mucho por trabajar. Que nadie eche las campanas al vuelo.

Fern.

Deja un comentario