Madrugón, para jugar el sábado en Rivas ante el Colegio Luyfe.

Aunque no valen excusas, mala pista, llena de hojas, y lluvia constante en el segundo tiempo, mientras las condiciones meteorológicas nos respetaron, ganábamos el partido con cierta comodidad, 4-1, pero el agua nos borró las ideas, y no supimos hacer frente a su mayor espíritu de lucha.

Nos costaba patinar, mientras ellos volaban. La pista estaba igual para los dos equipos, aunque ellos están acostumbrados. Nos faltó actitud, que es la clave en cualquier actividad, como vengo repitiendo en mis crónicas. Solo destacar a Mario, el portero pre benjamín que nos echo una mano. Gracias a el, pudimos jugar, no teníamos a ninguno de nuestros dos porteros. Mal momento un puente para programar partidos. Mario fue lo único reseñable del partido, paro todo lo que pudo y algo más. En general, no estuvimos finos, fue un día raro, desagradable, pero tenemos que aprender a remangarnos, y jugar y competir en todas las situaciones. Autocritica del entrenador que tampoco estuvo al nivel, mal en los cambios, sin resultado las variaciones defensivas, y sobre todo incapacidad para convencer a mis jugadores de hacer lo que necesitábamos en cada momento. Esta es la mayor frustración, que no se había producido hasta la fecha. Habíamos dado varios pasos al frente en cuanto a motivación, competitividad y conceptos tácticos, pero el sábado no mostramos casi ninguno de estos avances.
Hay veces que es mejor correr un estúpido velo sobre ciertos partidos, y pensar en el siguiente entrenamiento. Tenemos que entender que el hockey es un deporte de equipo, y si no trabajamos todos juntos, nunca llegaremos a los objetivos.
Contado lo malo, vamos a ser positivos. De los errores se aprende, y el sábado apunté unos cuantos, que machacaremos desde el martes. Nos pueden ganar, pero si no peleo y no me divierto, el madrugón no merece la pena. Es el primer partido que el equipo contrario nos gana en nuestro terreno, y eso quizás nos sorprendió. Hasta este partido, los duros de pelar éramos nosotros. No queda otra que levantarse y seguir trabajando. Hay vicios que desterrar y muchas cosas que aprender. Crónica sosa, como soso fue nuestro partido y visita a Rivas. Derrota por 6-5 cuando quedaba menos de un minuto, pero no era nuestro día. Por sacar balones fuera, podemos culpar a nuestra delegada que no estuvo, ja, ja, ja,.

Mario Azcue

2 Respuesta A "Madrugón, para jugar el sábado en Rivas ante el Colegio Luyfe. "

  • comment-avatar
    Enrique
    diciembre 14, 2014 (6:16 pm)
    Contestar

    MArio, recordarás los partidos de antaño bajo la lluvia. Ahora parece que es un pecado jugar lloviendo (casi todas las pistas son cubiertas) cuando tiene su punto de magia.
    Y añade un punto de dificultad a los chavales que hace que mejoren la técnica mucho. A seguir aprendiendo ….

  • comment-avatar
    Amaya B
    diciembre 7, 2014 (6:00 pm)
    Contestar

    ánimo Mario, entrenador, y Mario portero que bastante hace con cubrir las espaldas de muchos equipos cuando estamos incompletos,seguro que en los próximos partidos vamos a mas.
    y ojalá que mi contribucion como delegada sirviera para empatar partidos.
    Gracias Mario y Nuria por haceros cargo de mis hijos.


Deja un comentario