Lo imposible

Prebenjamín G1 [Aluche 8-10 CP Las Rozas]

Fenómenos extraordinarios

Al llegar a Aluche, tengo una sensación extraña, como de algo fuera de lo normal a punto de suceder. La facilidad para aparcar junto a la entrada del polideportivo no es más que su primera manifestación. A partir de ahí, las señales se precipitan.

Nada es lo que parece

Llevo rato dando vueltas a una idea inquietante: puede haber exceso de confianza de mis jugadores. Para combatirla, les digo que el de hoy es un partido trampa, de esos que se complican si los crees ganados antes de jugar. El mensaje es recibido con recelos por el grupo, que recuerda haber vencido al contrario dos veces esta temporada…

0º absoluto (o casi)

La calma tensa pone los pelos de punta. Bien pensado, puede que sea el frío. Otra dificultad a sortear. Los jugadores saben que empezarán el partido los que trabajen mejor en el calentamiento. Como no todos llegan puntuales para hacer el físico en zapatillas, seleccionar el cinco inicial se simplifica.

La impenetrabilidad de los cuerpos

No creo en conjuros (veremos por cuánto tiempo), así que le doy a la portera de Aluche el mérito que le corresponde: no hay forma de superarla. Una buena selección de tiro de los nuestros ayudaría, es cierto, pero el paso de los minutos sin premio les genera ansiedad. Invoco al cántaro y a la fuente. Nada, deben de estar en otra dimensión.

Mi incredulidad ante los conjuros se hace fuerte.

En los límites de la realidad (The twilight zone)

Inhabitual en categorías inferiores (por sugerencia de la FMP, para que los niños mejoren su patín), la defensa en zona de Aluche atasca el ataque roceño. Y cada vez que los nuestros pierden la bola, la contra acaba en gol. Miro a mi alrededor y no doy con el muñeco barbudo. Así no hay forma de sacarle los alfileres.

Hockey cuántico

Cuando ya pienso que nada más extraño puede suceder, ¡zas!, se aparece el espíritu de Schrödinger. ¿Cómo es posible que una bola esté simultáneamente dentro y fuera de la portería? Si lo del gato en la caja es difícil de asimilar, esto lo supera. En fin, que nos vamos al descanso perdiendo 7-0.

Los fantasmas no existen

Durante el descanso, espanto toda intentona de culpabilizar al gol fantasma de nuestra debacle. A partir de ahí, el mensaje es claro: vamos a poner en práctica lo que llevamos semanas entrenando. Los jugadores están dispuestos, primer signo positivo de la jornada. Me convenzo de que amanece… que no es poco a las 9:30h.

De 0 a 10 en 17’

Empieza la segunda parte. El cambio de sistema lo cambia todo: las dudas se vuelven certezas; los errores, aciertos. Incluso parece hacer menos frío. En una sucesión ininterrumpida de ataques roceños, todos los goles que nos negó la primera mitad suben a nuestro marcador. Además, una mejor disposición en defensa reduce mucho las oportunidades del equipo contrario. Y de esa manera, por increíble que parezca, en 17 minutos Las Rozas marca 10 goles encajando sólo 1. ¡Viva el hockey sobre patines!

Lo imposible

Remontar un 7-0 no resulta tarea fácil para nadie, es algo que se ve pocas veces. Y aunque no conviene olvidar que una remontada así indica haber encajado previamente 7 goles sin lograr ninguno, no hay duda de que nuestros chicos son unos fenómenos. Unos fenómenos extraordinarios.

Para terminar, ahí va la cita de la semana:

“No dejes que la llama se apague”.

Ahora, a por más.

(Te hemos echado de menos, Jorge ¡Recupérate pronto!)

Fern.

3 Respuestas a “Lo imposible

  1. Pingback: Resultados 3-5 Marzo 2017 – Club Patin Las Rozas

Deja un comentario