Las chicas son guerreras!!!!!

Como decía la canción, La chicas son guerreras, y si a las 5 chicas, que desplegaron ayer en el Colegio Aldovea de La Moraleja, su mejor hockey y su mejor actitud, unimos a Eduardo, que ayer cumplía 7 años, uno se siente muy orgulloso y satisfecho de lo que vio.

 

¡¡¡Como te queremos, Edu!!!. En mi anterior crónica, cruzaba un cementerio de noche con Edu, me quede corto. Con Edu voy al fin del mundo. Ayer se sacrificó por el equipo, porque su espíritu de equipo y las ganas que le pone a todo lo que hace, le auguran un gran futuro, no sólo en el hockey, en cualquier cosa que te propongas. Se puso de portero, porque nos faltaba David, y no sólo se puso, hizo un partidazo, y un tercer cuarto memorable. Aquí dejo escrito, levantando acta, que el próximo día eres titular y vas a jugar muchos minutos. Me gusto mucho la actitud de sus compañeras con el, alabando su actuación bajo los palos, incluso un comentario de Daniela, en el descanso, diciendo que habíamos ganado el segundo cuarto, gracias a todo lo que paró Edu.

Daniela, te doy mucha caña, pero lo hago porque eres el mejor jugador de toda la categoría, y me gusta cuando lo demuestras. Ayer hiciste un partidazo, el mejor desde que te conozco. Ataco, goleo, paso a 9, defendió como una bestia, llegando a todas las bolas y todos los cortes. Organizo a su equipo y se erigió en MVP del partido. Cuando a toda la calidad que tienes, le añades esas ganas, y encima me haces caso, sale lo de ayer. Alba, Aitana, Naia y Marian, fueron las otras 4 jabatas, que ayer se comieron a un equipo de chicos, de más tamaño, más mayores y con muchos cambios. Verlas presionar, entrar a las bolas divididas, defender y atacar con la furia, española, que lo hicieron ayer, da sentido a nuestro trabajo cada semana. Porque además jugamos un gran hockey y nos divertimos mucho. Marian con 5 años, frenando las acometidas en ataque de los rivales, con inteligencia y metiendo el palo, siempre en el momento oportuno. Alba, que entra como si le fuera la vida en ello, y luego que inteligente cuando roba, levanta la cabeza y toma la decisión de patinar hasta arriba, o pasar a una compañera que esta sola. Esa visión de juego, es innata, se puede potenciar, pero no se puede crear si no existe ya. Naia, a veces es como el Guadiana, aparece y desaparece, pero cuando aparece que gozada.

Como ya he dicho en otras crónicas, sólo la pueden parar con falta, y estuvo a punto de marcar el gol del empate. No me importa, ya entrara. Aitana, nunca juega mal, es un seguro de vida, siempre hace bien el 90% de lo que intenta. Esa regularidad, inteligencia en pista y constancia es muy difícil a estas edades. Sólo teníamos un cambio, ellos tres equipos completos, nos sacaban una cabeza, y nos ganaron el primer cuarto, pero a partir del segundo sólo hubo un equipo en pista, el nuestro. A mitad de segundo cuarto ganábamos 4-0 y fallamos un penalti. Cada vez que sacaban de centro, salíamos de tacos, robabamos bolas y gol. Un vendaval. En el tercer cuarto, el más injusto de los jugados hasta la fecha, perdimos 1-0 con un churro de gol, y teniendo muchas oportunidades de empatar e incluso ganar, pero esta mala suerte que estamos teniendo en algunos partidos, este año, va a cambiar.

Tenemos 9 puntos menos de los que merecemos, porque yo os aseguro que este es un equipo campeón de futuro. Ayer me sentó muy mal perder, se que no es el objetivo, que estamos para aprender y divertirnos, pero dejarme el recurso de la pataleta, porque nunca el hockey ha sido tan injusto con nosotros, como ayer. Gracias a mi delegada Marian, que me aguanta jurando en arameo en el banquillo. Podéis pensar que soy muy exigente, pero creo que las ganas se transmiten y yo le pongo muchas, no se hacerlo de otra forma. Me apasiona el hockey y me encanta mi equipo, y me gusta verles divertirse, y porque no, ganar. Desde el punto de vista pedagógico, ganar en buena lid, es un subidon de autoestima, que todos necesitamos en la vida. No se trata de ganar a cualquier precio, sino ganar como casi lo conseguimos ayer. Pero también es muy importante saber perder y nosotros también sabemos perder, aunque os reconozco que en el coche de vuelta a casa, iba un poquito alterado, repasando el partido, porque lo de ayer tenía que haber sido una victoria. Ya se me ha pasado.

En cuanto llegue a casa le conté a mi mujer y a mi hija el partidazo que habíamos hecho y estaba henchido como un pavo con mis chicas y mi chico.
Gracias a las familias que fuisteis ayer en un día y hora intempestiva hasta La Moraleja, para disputar el partido.

 

M. Azcue

AÚPA LAS ROZAS

Deja un comentario