El micro B sigue por el buen camino

Cuando juegas y pones todo lo que tienes, no se puede pedir más, si además ponemos en práctica los conceptos, que nos serán muy beneficiosos para el futuro, y que trabajamos en los entrenamientos, este benéfico aumenta.

Es importante la evolución individual y colectiva, en tan poco tiempo. Me voy contento, porque he visto detalles que me gustan mucho, quizás hemos incluso exagerado en algunos momentos del partido este aprendizaje, pero es mejor el exceso que el defecto. Hemos jugado más relajados y hemos intentado hacer las cosas que hacemos en los entrenos, a veces demasiado, olvidándonos de meter gol o del resultado. Pero a mi personalmente no me vale de nada un partido, si Daniela mete 6 goles, ganamos y los demás no participamos del juego. Y digo Daniela, porque está un paso por delante de casi todos los jugadores de esta categoría, por eso te exijo más. Pero, como cuando hoy, Daniela buscaba constantemente a sus compañeros, incluso como he dicho antes, abusando excesivamente del pase y en zonas del campo donde no se debe hacer, prefiero ese exceso que el defecto. Todos hemos participado del juego, hemos patinado, hemos puesto intensidad y ganas, nos hemos ayudado en defensa y nos hemos buscado en ataque.

No me acuerdo del resultado, y hoy no me interesa. He tomado la decisión en el tercer cuarto de seguir con nuestra filosofía: muchos cambios, jugamos todos y sacrificamos el resultado del partido. Sí tomo la otra decisión, ganamos, pero no ganamos todos. Cuando en poco tiempo tengamos un equipo con 11 jugadores, donde no se noten los cambios, porque todos se igualen en evolución y horas en pista, tendrá sentido haber decidido, que es mejor seguir con nuestro proceso de formación y no importarnos ni acordarnos de como quedamos hoy.

En el otro equipo han jugado 2, para ganar, aunque el resto no aprendan y se aburran. En el nuestro han jugado 11 que aprenden y evolucionan cada día. Otra cosa importante, nuestros goles hoy, jugadas de equipo. Los suyos, individualidades de un jugador. Eso vale ahora, en dos o tres años no vale para nada.

Me gusta la sensación de equipo que vamos teniendo, la emoción que generamos en el público asistente, sean familiares o no, la alegría de los chicos cuando marcamos gol, da igual quien, y el cabreo sano cuando lo recibimos. Lo que yo veo es un proyecto de gran portero y un proyecto de gran equipo, con individualidades, que también son necesarias, pero sobre todo con juego en equipo, cada uno aportando sus cualidades.

En qué podemos mejorar? En todo, como en cualquier faceta de la vida, sobre todo el entrenador que también aprende cada día, pero este es el camino, no hay otro. Felicidades chicos por jugar así, por divertirnos en la pista, por vuestra piña al final del partido, de equipo de verdad, por ir asimilando conceptos y mejorando cada día. Orgulloso de ser vuestro entrenador.

P.S.: Presi, en breve te envío a mi representante para negociar la renovación del contrato. Se que lo pasas mal en el otro lado de la pista, pero también se que has alucinado con nuestro Tiki-Taka de hoy. No se pasan tanto la bola ni los veteranos. Cuando pasemos bien y tengamos más fuerza, !!!que espectáculo!!!

 

Mario Azcue

Deja un comentario