El infantil B o la mitad de la mitad.

Medio partido no hace un partido completo, de la misma manera que no se hace un equipo completo con sólo medio equipo. Se puede decir que, en Alcobendas, jugamos a medias. Pero también que a medias viajamos.

Jugamos a medias porque no pudimos aguantar el ritmo al que el equipo de Alcobendas nos sometió de principio a fin de partido, sino sólo hasta su mitad, que alcanzamos con un esperanzador 1-0 (ya sabemos que los puntos que están a nuestro alcance aparecen cuando el marcador es ajustado y refleja pocos goles.)

Y viajamos a medias porque las bajas nos dejaron únicamente un cambio en el banquillo, lo que resultó insuficiente (algo habitual si te enfrentas a un equipo mejor, con ganas de ganar… y completo.) El 5-0 final no deja lugar a dudas.

Por eso, de nuestro partido en Alcobendas, nos quedamos con la mitad de la mitad: la mitad bien jugada por la mitad del equipo.

Ahora, a por más.
“¡Biba el B!”

Fern.

Deja un comentario