El infantil B o la cara y la cruz

Ayer jugamos un partido decidido a cara o cruz. Hicimos buen trabajo, derrochamos ganas.

Dimos todo el rato la cara. Pero los detalles, mejor atendidos por el equipo de Rivas, fueron nuestra cruz. Ahí se nos fueron los puntos.
Quizá con un poco más de fortuna en forma de puntería, estaríamos hablando de un resultado diferente, nos veríamos hoy con otra cara. Pero de nada nos vale hacernos cruces ahora porque nos marcamos un autogol al intentar despejar una bola. O por no anotar en el libre directo. O…

Por desgracia, no resolvimos bien los momentos claves del partido. Circunstancia que nos acabó costando cara. No supimos sacar ventaja de una superioridad al inicio de la segunda parte, por ejemplo. Ahí nos ponemos una cruz. Tendremos que trabajarlo más.

Lo dicho, moneda al aire. Si en la ida salió cara, ayer salió cruz.

Ahora, a por más.
“¡Biba el B!”

2 Respuestas a “El infantil B o la cara y la cruz

Deja un comentario