Así les fue (de mal) a los veteranos en Bassano

CRÓNICA DE GOIKO

En un pueblo, italiano….como dice la canción se desarrolló este fin de semana el encuentro de viejas glorias internacionales del hockey rodado. Bassano de Grappa acogió el torneo del inserso en el que nuestros ‘chavales’, agrupados en el Dream Team de Madrid, lucharon al máximo pero la fortuna no les acompañó.

‘E un mundo difichile, de futuro incherto ‘.

No pudo ser. Tras tres empates y una derrota nuestros ragazzi no pudieron disputar al menos la medalla de bronce. A pesar del buen acompañamiento por parte de espaguetti, de pizza y tiramisú, nuestros fichajes culinarios del torneo. Esta vez no vimos a Gin ni a Tonic.
En lo estrictamente deportivo a nuestros chicos les faltó pegada en los últimos metros y de esta forma conseguir mejores resultados de cara al marcador. Quizás la edad y la bombona de oxígeno no les dejó rememorar victorias pretéritas. Los años no pasan en balde pero pese a ello el ambiente dentro y fuera de la pista fue magnífico.
Resaltar el apoyo incondicional y juvenil de los bambini de Paulo y Galli, que con sus cánticos hicieron más llevaderos los encuentros. Bendita juventud!!!.

Mencionar que los andaluces de Las Rozas, Marcos, Mariotti y los Dalton Sánchez, encuadrados en la selección andaluza de +35, no consiguieron coger el acento sureño pero igualmente disfrutaron de pizza y especialmente de birra, una rubia peligrosa que se te sube a la cabeza.

Sólo mencionar un desafortunado lance del juego que acabó con nuestro querido Chucho con 4 punti de sutura. Menos mal que nuestra fan leader Auri, le atendió a pie de pista y resolvió con solvencia el problema en esos primeros instantes.

En resumen, un cierto sinsabor en lo deportivo pero un excelente recuerdo en lo demás.
El año que viene en Madrid esperemos que nuestros muchachos sigan dando lo mejor en esta prestigiosa Taça Latina de Hockey.

That’s all Hockey Las Rozas Folks.

 

Hasta ahí la crónica de Goiko. Sólo nos ha llegado esta imagen algo patética de Claudio Dalton

Sin respuestas A "Así les fue (de mal) a los veteranos en Bassano"


    Deja un comentario