10 para el Prebenjamín A

[CP Las Rozas 10-3 Virgen de Europa]

10 para empezar.
En la última crónica dije que empezaba un tramo de temporada donde exigir mejoras. Un tramo en el que cometer menos errores y con puntos en juego de mayor importancia para la F4. Comenté que daba inicio la cuenta atrás. ¿Y cómo se inicia una cuenta atrás? Con un 10.

10 en objetivos.
Segundo partido que divido en 4 tiempos, en la idea de ir cumpliendo objetivos menores que acaben sumando uno mayor. Aviso a los jugadores de que pediré tiempo muerto a los 8´ o 9´ de empezar, momento de valorar cómo van las cosas y si han mantenido la portería a 0. ¡Prueba superada! Lo logran, están muy metidos. Virgen de Europa acaba haciendo gol, pero el descanso llega con Las Rozas 3-1 en el marcador.

10 en superación.
Admito que el resultado es bueno (primer partido de los complicados sin necesidad de remontada en la 2ª parte), pero hay cosas que ajustar. Una de ellas, cómo no, la defensa. Aunque todos saben que en individual no se busca la bola sino el error del contrario, se les van los ojos detrás de ella. Un detalle que baja algo la nota, pero lo demás va bien. El nuevo reto es no relajarse por exceso de confianza.

10 en actitud.
Durante la semana hemos entrenado movimientos para situaciones con marcador favorable. Les pido que los apliquen… ¡y funcionan! La bola llega pocas veces a campo propio y, cuando lo hace, no es en condiciones de ventaja para el contrario. Además, los nuestros generan muchas ocasiones de gol. Y marcan un porcentaje más elevado de lo habitual.

10 para el final.
Cuando quedan 10´, el partido está controlado. La tensión se mantiene, la confianza crece lo justo, las bolas divididas son roceñas. Con esta actitud de todos, poco después puedo permitirme hacer un cambio inhabitual: salen 4, entran 4. Y el equipo mantiene el dominio.

10 en faltas.
Puede parecer contradictorio (nos cuesta un libre directo), pero llegar a las 10 faltas cometidas es bueno. Es un indicador de que actitud e intensidad no bajan, de que no se rehúye el choque, de que se lucha cada bola hasta el límite. Además, ¿quién dijo miedo? ¡Nuestra 10 está de 10 y detiene el libre directo!

10 en acierto.
Al acabar, un imponente 10 ilumina la casilla local. 10 goles, alguno precioso, de un partido luchado, leído y jugado bien por los chicos. Un partido de 10. O sea, un gran partido, no uno que se dé cada 10 veces… esperemos 

Ahora, a por más.

Fern.

Una respuesta a “10 para el Prebenjamín A

Deja un comentario